Ago 2018

IBM Maximo CASO DE ÉXITO | Integrando IBM Maximo a la arquitectura de EPM

Integrando IBM Maximo a la arquitectura de EPM

Juan Mejía, EPM, Colombia.

EPM es una empresa que pertenece al municipio de Medellín. Es una empresa multilatina que presta servicios públicos de energía, agua potable, gas natural, aseo y recolección de residuos sólidos. En su presentación, Juan Mejía nos comenta cómo logran integrar la arquitectura de Maximo a la organización en todas sus dimensiones.


EPM como grupo empresarial presta servicios públicos a alrededor de 20 millones de personas en Colombia y en otros países de Suramérica y Centroamérica. Lo que la convierte en la segunda empresa más intensiva en activos en Colombia después de Ecopetrol.

EPM tiene dentro de sus objetivos estratégicos la “optimización de la gestión de activos”, la “optimización de procesos”, el “fortalecer la gestión de proyectos”, y “optimizar y consolidar los sistemas de información para la toma de decisiones”. IBM Maximo apoya dichos objetivos.

Remontándose a la historia y el origen del proyecto, Juan Mejía nos sitúa en el contexto de que la relación con Solex y Maximo se inicia en el año 2014, luego de un proceso de transformación empresarial, que se llamó “EPM Sin Fronteras”. El objetivo de este proyecto empresarial era hacer de EPM un grupo integrado, y como parte de ese proyecto se creó la Dirección de Gestión de Activos.

En el 2014, nace la dirección Gestión de Activos y a partir de ahí es donde comenzaron a ver la necesidad de tener un sistema que les ayudara a hacer la Gestión de Activos y se plantearon la meta de lograr llegar al año 2021 con un nivel de madurez 3 en Gestión de Activos de acuerdo a la norma ISO 55000.

Fue así como llegaron a Solex y a IBM Maximo, pues luego de un estudio de mercado y un exhaustivo análisis lograron dar cuenta que esta herramienta podía cubrir todas las necesidades de la Gestión de Activos en una empresa intensiva en activos lineales para generación, transmisión y distribución de energía, gas y aguas.

El desafío era grande al ser EPM una empresa con un ecosistema complejo, y tener distintos sistemas legados operando simultáneamente. Hay aplicaciones que se logran racionalizar parcialmente, y otras aplicaciones que se logran racionalizar totalmente. “Solo para el negocio de transmisión y distribución de electricidad vemos que hay 14 aplicaciones que se pueden reemplazar totalmente por IBM Maximo, más 9 aplicaciones que se pueden racionalizar parcialmente. Maximo además reemplaza todo el módulo de mantenimiento del ERP”, señala Juan Mejía.

EPM posee una arquitectura de TI bastante compleja y las integraciones que tienen implementadas al momento son bastantes: JDEdwards, GIS, FENIX, HCM, FSM, DMS, SCADA, etc. Actualmente se están implementando integraciones con GESTA y MITHRA. De JDEdwards traen la información de los materiales e inventarios, de HCM traen la información de los funcionarios, de GIS/SIGMA obtienen toda la información del modelo de red.

El Maximo Integration Framework (MIF) es una funcionalidad muy potente que facilita mucho las integraciones. Juan Mejía señala que “… para nosotros, cada vez que descubrimos una nueva necesidad de integrarnos, la analizamos con el equipo de Solex y en 2 o 3 días nos desarrollan un servicio de integración por MIF y eso es bastante valioso para nosotros, en cuanto a los tiempos de respuesta en el desarrollo de las integraciones”.

Continuando con su presentación, Juan nos señala que los modelos digitales de redes de EPM se llevan en una solución GIS que se llama SIGMA, esta solución se encuentra bajo la plataforma de INTEGRAPH. Como Maximo no tiene un conector directo a INTEGRAPH, se desarrolló un proceso intermedio que fue llevarse la información de INTEGRAPH hacia arcGIS, y a través de servicios rest, con las capacidades de Maximo Spatial se implementó la integración entra ambas plataformas.

EPM va dirigiendo sus esfuerzos hacia una transformación digital, quiere alcanzar la meta planteada de lograr un nivel de madurez 3 en Gestión de Activos en el 2021, y cumplir con la norma ISO 55000. Maximo ha sido una pieza esencial en este proceso junto al acompañamiento de Solex.